fbpx El ABC de la nueva Ley Habeas Data o Borrón y Cuenta Nueva | AECSA

El ABC de la nueva Ley Habeas Data o Borrón y Cuenta Nueva

Borron y cuenta nueva
Es importante tener en cuenta que esta iniciativa es un indulto de única vez y una vez cumplidos los 12 meses de su ejecución se continuarán manejando los reportes en la central de riesgo.

Para nadie es un misterio todas las complicaciones económicas que ha traído consigo la pandemia del Sars CoV-2, todos hemos sido testigos de las catastróficas noticias financieras que nos comunican los quiebres masivos como consecuencia de los encierros a los que nos sometió el virus y basta con pasearse por las calles comerciales de Bogotá para ver numerosos locales cerrados con carteles de “se arrienda” que nos vaticinan que la cosa no viene nada bien. En muchos casos, si se busca esquivar la bancarrota, la deuda parece la única opción viable para ganar esta carrera contra el tiempo. ¿Deuda en épocas de crisis? Pues sí, acá no hay de otra.

Motivada por esta trágica realidad, la Corte Constitucional, de forma unánime, le dio el visto bueno a la Ley Habeas Data, conocida popularmente como Borrón y Cuenta Nueva, la cual fue aprobada por el Congreso de la República el año pasado y al tratarse de una reforma a la Ley Estatutaria Habeas Data 1266 de 2008, el procedimiento jurídico obliga a la Corte a efectuar la revisión pertinente antes de pasar a sanción presidencial.

Esta iniciativa no busca condonar las obligaciones de los deudores morosos pero sí beneficiar su puntaje crediticio ya que antes de que entrara en vigencia, tú podrías estar reportado en una central de riesgo tras liquidar tu pasivo por el doble del tiempo que duró la mora y hasta por cuatro años; una vez aplicada la nueva normativa contarás con 12 meses para ponerte al día, posteriormente podrás exigir tu inmediata eliminación del reporte y la entidad competente contará con un lapso de seis meses para suprimir tu información negativa.

La iniciativa busca apagar el incendio financiero que la pandemia generó en los bolsillos de muchos colombianos que no pudieron continuar con la amortización de sus deudas como consecuencia de la aguda crisis económica por la que hoy atraviesa el país y los principales favorecidos serán las personas con créditos educativos del ICETEX, los pequeños productores, las mujeres y jóvenes que viven en sectores rurales y las víctimas del conflicto armado, quienes no deberán esperar seis meses para la actualización en el reporte sino que se efectuará inmediatamente paguen sus deudas.

Ahora bien, para acogerse al beneficio no es necesario liquidar el total del pasivo, basta con lograr un acuerdo con la entidad financiera prestadora del servicio y redefinir las cuotas de pago para que el reporte sea eliminado, así mismo se estipula que las deudas inferiores al 15% del SMMLV recibirán dos advertencias con 20 días de diferencia antes de ser reportadas en DataCrédito o TransUnión.

Pese a que la propuesta legislativa tiene como objetivo beneficiar a más de 10 millones de personas, el sector financiero no ve con buenos ojos la medida ya que considera que puede tener afectaciones en el mercado que perjudiquen a todos los colombianos como el encarecimiento de los créditos, ya que los bancos no contarían con suficiente información para cuantificar el riesgo de cada persona (natural o jurídica) y para compensar la situación y blindar sus activos se apelaría a un alza generalizada en los precios del servicio, lo que complicaría el acceso a financiación formal de personas con bajos ingresos (siendo este factor uno de los que más relevancia ganaría en la evaluación de riesgo al no existir reporte de su comportamiento como deudor).

La Ley de Borrón y Cuenta Nueva obliga a las centrales de riesgo a crear aplicaciones móviles que le den la posibilidad a los usuarios de conocer su calificación y reporte en tiempo real de manera gratuita, pues la medida prohíbe expresamente cobrar por esta consulta. Así mismo también busca proteger a los consumidores de fraudes y suplantación, una víctima de estas prácticas solo deberá presentar ante su entidad financiera una comunicación y una copia de la denuncia realizada ante la Fiscalía para eliminar su reporte negativo.

Para terminar es importante tener en cuenta que esta iniciativa es un indulto de única vez y una vez cumplidos los 12 meses de su ejecución se continuarán manejando los reportes en la central de riesgo conforme a lo estipulado en la ley 1266 de 2008.

Como lo ves esta loable iniciativa tiene distintas ópticas que se enfrentan en percepciones sobre su viabilidad, pero es responsabilidad nuestra como contribuyentes estar actualizados sobre la normativa que condiciona nuestro aparato financiero y que seamos capaces de establecer nuestro propio criterio. Dicho esto, la pelota está en tu campo, ¿qué te parece la medida? ¿la apoyas o la condenas?.