Desde que la innovación empezó a ser parte fundamental de los procesos en las empresas, Design Thinking o pensamiento de diseño, ha sido un término constantemente mencionado, pero puede que no haya sido del todo bien comprendido. Puesto a que aún se generan dudas acerca de por qué el diseño es tan importante para innovar, y debido a que la innovación puede aplicarse en muchos sectores como el gobierno, la educación y otros entornos sociales, resulta necesario aclarar la función del diseño en los procesos de innovación.

Cuando se habla de diseño generalmente se piensa en la apariencia, qué tan bien se ve algo o cómo un objeto cumple la función para la que fue desarrollado. Sin embargo, para llegar a la forma y definir el aspecto de un objeto existe un análisis mediante el cual el diseñador logró comprender cómo y por qué cierto tamaño, silueta, color o ubicación de los elementos que componen ese objeto pueden satisfacer las necesidades de las personas que lo van a ver y a usar. Y al hablar de necesidades también se abordan aspectos de la comunicación, el comportamiento y la cotidianidad de las personas, que son parte de estas necesidades y que el diseño tiene en cuenta para ofrecer bienes y servicios prácticos que sean útiles para quien interactúa con ellos.

El diseño siempre ha enfocado la resolución de proyectos en satisfacer las necesidades de las personas, por lo que en su aplicación, los diseñadores utilizan metodologías y herramientas creativas que les permiten entender a profundidad a los usuarios. Así como los objetos, los productos y servicios buscan resolver necesidades de las personas, por lo cual se hace necesaria una metodología que permita entender diferentes aspectos acerca de lo que una persona espera conseguir para darle solución a eso que necesita. 

El design thinking se centra en las personas, en entender a profundidad sus comportamientos, sus gustos, sus preocupaciones y sus motivaciones frente a una situación en particular para poder definir cuáles son sus necesidades y encontrarles solución. En palabras de Tim Brown, director ejecutivo de IDEO (la firma más importante en servicios de diseño y asesoramiento bajo la metodología de design thinking), “el design thinking es un enfoque de la innovación centrado en el ser humano que se basa en el conjunto de herramientas del diseñador para integrar las necesidades de las personas, las posibilidades de la tecnología y los requisitos para el éxito empresarial”. Es de esta forma en que el design thinking aporta los recursos metodológicos necesarios para que la creatividad, una de las herramientas  a las que apelan los diseñadores constantemente, pueda ser usada con un enfoque sistémico, coherente y proyectual.

La metodología abarca diferentes fases, las mismas que se usan en el desarrollo de un proyecto de diseño: primero es necesario empatizar con el usuario dejando de lado lo que se cree saber de él para conectar con sus necesidades; luego se especifica cuál es el problema real desde el entendimiento de la necesidad, pues muchas veces se abordan los proyectos desde un enfoque superficial y no se hace un análisis de lo que realmente puede ser la problemática a resolver. Apoyándose en la información anterior, se empiezan a sugerir ideas para una posible solución al problema identificado; cuando se encuentra la solución más viable, se construye un prototipo, pues es importante tener una aproximación tangible a la solución planteada; seguidamente se prueba este prototipo y, de ser necesario, se retrocede hasta la fase de definición, pues es importante conocer si el problema definido es el que realmente se está solucionando. 

El esquema que generalmente se usa para representar el pensamiento de diseño se denomina doble diamante, donde se muestran todas sus fases y las actividades claves dentro de este proceso. De esta forma, al seguir esta metodología, las soluciones que generen mayor impacto para las personas empezarán a aparecer aportando valor para las organizaciones, y la innovación se hace evidente cuando el resultado genera valor.


0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *