En la actualidad las organizaciones están inmersas en un mundo globalizado donde la competencia es cada vez más feroz, es por esto que factores como la innovación juegan un papel fundamental en la supervivencia organizacional y permiten generar nuevas capacidades hacia la creación de productos o servicios, mejoras organizacionales o incursión en nuevos mercados.

En este sentido, en los sistemas de innovación los procesos de vigilancia tecnológica son fundamentales para estar atentos y actualizados en varios aspectos externos a la organización como el mercado, tecnología, técnicas y nuevos competidores, entre otros.

Según la norma UNE 166006:2018 Gestión de la I+D+i: Sistema de vigilancia e inteligencia, la vigilancia tecnológica es “un proceso organizado, selectivo y permanente, de captar información del exterior y de la propia organización sobre ciencia y tecnología, seleccionarla, analizarla, difundirla y comunicarla, para convertirla en conocimiento para tomar decisiones con menor riesgo y poder anticiparse a los cambios.”

El objetivo de un proceso de vigilancia tecnológica es identificar oportunidades y  amenazas  provenientes  del  entorno,  que  puedan  incidir  en  el  futuro  de  una organización. Según la Asociación Española de la Calidad, un buen proceso de vigilancia tecnológica permite a la organización dar respuesta a múltiples preguntas, entre las que se encuentran:

  • ¿Cuáles son las principales líneas de investigación del sector?
  • ¿Qué tecnologías emergentes están apareciendo en el sector?
  • ¿Qué hacen los competidores?
  • ¿Quiénes son los líderes? (Centros de investigación, equipos, personas…)

De acuerdo con el Observatorio Virtual de Transferencia de Tecnología, son múltiples los resultados que se pueden obtener en la organización al implementar estas prácticas empresariales y pueden generar ventajas competitivas a partir de una óptima gestión de la información científica y tecnológica. Entre estos resultados destacan:

  • Anticipar los cambios del entorno a partir de una detección temprana de tendencias e información estratégica.
  • Minimizar los riesgos tecnológicos asociados a la innovación a partir de una detección eficaz de amenazas y cambios del entorno.
  • Comparar facetas y atributos de nuestro negocio con aquello que existe y acontece en el entorno.
  • Colaborar y cooperar con socios estratégicos a partir de una detección oportuna de oportunidades de colaboración y cooperación tecnológica.
  • Innovar al ayudar a detectar oportunidades de mejora y fuentes de ideas para mejorar nuestro proyecto empresarial.

La vigilancia tecnológica es uno de los procesos más importantes en los sistemas de gestión de la innovación, la aplicación de este proceso requiere establecer una ruta de seguimiento con los siguientes pasos: planeación, seguimiento, medición, análisis y mejora, en el cual se determinen las acciones necesarias para optimizar su desempeño.

En conclusión, un proceso de vigilancia tecnológica genera los insumos necesarios para la toma de decisiones acertadas en la organización, apoyando una cultura organizacional atenta a su entorno, las tendencias que marcan la ruta del mercado y la creación de competencias y capacidades hacia la innovación.


0 Comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *